La Magia en el siglo XXI

No es desacertado hablar de magia en pleno siglo XXI. Pues sí, existe magia en el siglo XXI. Esta práctica de tumago nació con la humanidad y con ella se ha mantenido, solo que se ha adaptado al desarrollo del mundo y ha aprovechado en su favor el auge de las tecnologías y las ha subordinado a sus formas de hacer.

Resulta que los entendidos en estos temas defienden una postura: ¿Por qué si la magia ha sido paralela a cada una de las civilizaciones que ha existido, nunca ha desaparecido a pesar del desarrollo de las sociedades, del auge de la sociedad del conocimiento, de las nuevas tecnologías de la informática y las comunicaciones, de la industria, del desarrollo de la medicina y la ciencia?

En estas interrogantes se escudan quienes intentan entender la magia del siglo XXI y su utilidad. Para quienes estudian le tema, lo más importante es que el hombre siempre ha mantenido su espiritualidad, sus creencias y su necesidad de protegerse a sí mismo, a sus seres queridos y mantener a distancia a toda costa a quienes pretenden hacerles daño, ya sea físico, personal o profesional.

Es por ello que se habla de magia en este siglo, porque las personas siempre creen aunque la sociedad se desarrolle, y porque en última instancia, no ya hablando de esa magia que los protege, sino de la que al menos los divierte y entretiene, sirve para enajenarse y también tener fe.