La exclusividad tiene su precio

Hoy hablamos de lo exclusivo pero, para ello, no hace falta hablar de lujo, de yates, joyas, vestidos caros, coches fantásticos, glamour, restaurantes prohibitivos… Hablamos de lo exclusivo al referirnos a conseguir tener en casa aquello que nadie más puede tener, algo que nos han hecho con todo el amor del mundo pensando en nosotros. Eso podría ser un cuadro que nos haya pintado alguien querido, por ejemplo, eso es exclusivo. Pero si seguimos puntualizando llegamos donde queríamos llegar: os queremos presentar una marca catalana que hace mediante la técnica del crochet unos muñecos personalizados de una calidad y un resultado absolutamente asombrosos: Monita Salero. Sólo con dos agujas tejen lo que sea para quien sea. Les han pedido desde el Capitán América para un bebé, a una pareja de padres recién “estrenados”, pasando por un equipo de fútbol (sí, hicieron uno por uno cada jugador), o una piruleta gigante para una campaña de marqueting, incluso un gallo tamaño real para una compañía de teatro. Total, que no os podéis perder su web y sus increíbles muñecos personalizados para niños… y no tan niños.